Ciudad Bizarra

Este espacio nació de ver a un “chavo flexeando”. Una dulce mañana primaveral, un conductor vio por el retrovisor a un motorista de comportamiento curioso. Mientra manejaba, sin manos, sacó una botella de alcohol de 120 ml y con la otra mano lo acercó a la boquilla como si se tratara de infusiones, cerró la botella, la guardó. Luego tomó el waipe y se lo acercó a la boca. Una prueba de que habitamos una ciudad estrafalaria.

Días Perfectos. stars

 Ser adolescente y ser llevado a borde. En fin, así son los buses en Guatemala.

  1. Lo más comentado
  2. Tendencias

GAXXXTRONOMÍA: Nikkei, orgía en la boca

Sí. Es como si un montón de ingredientes realizaran una chimazón loca en tu paladar.

Por Juan Pablo Dardón Pereira

next
prev
close

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín para estar enterado de las últimas historias.